Cómo las tensiones en el Cáucaso y Asia Central han evidenciado una baja de la influencia de Rusia

Las tensiones han aumentado en los últimos días en el Cáucaso y en Asia Central, donde el poder tutelar de Rusia parece debilitado por las dificultades que afronta en Ucrania.

«Toda la periferia de Rusia se resquebraja, podemos sentir que es incapaz de controlarla», declaró una fuente diplomática europea, que pidió el anonimato.

«El poder ruso se está debilitando en las regiones fronterizas», abunda Ben Dubow, investigador asociado del centro de reflexión estadounidense CEPA.

Moscú tiene un gran interés en estos territorios, que bordean el sur de Rusia a un lado y otro del mar Caspio, y que se encuentran entre dos actores claves: China al este y Turquía al oeste.

En la reciente cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) celebrada en Samarcanda (Uzbekistán), la presión se cernió sobre el Presidente ruso, Vladimir Putin.

Sus socios, sobre todo China e India, expresaron su preocupación o sus dudas sobre la guerra en Ucrania. Varios países de Asia Central autorizaron manifestaciones de apoyo a Kiev.

Antes de la guerra, en estas regiones, «se tenía la firme idea de que Rusia no podía ser derrotada», afirma Murat Aslan, investigador del centro de estudios turco Seta.

«Si Rusia pierde, todo cambiará (…) Deberíamos esperar ver varios conflictos a pequeña escala», dice Aslan, prediciendo un declive gradual de la influencia rusa.

En cambio, «si gana militarmente, tendrá una enorme influencia psicológica para demostrar que todavía puede imponer sus puntos de vista», agrega el experto.

Fronteras
En las últimas semanas resurgieron dos viejos conflictos en las ex repúblicas soviéticas, entre Armenia y Azerbaiyán, y entre Kirguistán y Tayikistán, con el resultado de cientos de muertos.

En este espacio postsoviético, «estas fronteras que no debían ser internacionales, sino separaciones administrativas dentro de una misma entidad, se han convertido» en las primeras, según la geógrafa Isabella Damiani.

«Casi la mitad de la frontera entre Tayikistán y Kirguistán todavía no se ha trazado y esa es la base del problema», afirma esta experta en Asia Central de la Universidad francesa de Versalles.

Si esta tensión «no tiene necesariamente un vínculo con la situación rusa en Ucrania», en el caso de Armenia y Azerbaiyán, este es «más claro», según Michaël Levystone, experto en Rusia y Asia Central.

«Tenemos un conflicto subyacente muy serio», abunda la fuente diplomática.

Para Levystone, del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IFRI), «habrá que ver lo que ocurre» en Armenia con las manifestaciones contra la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), estructura regional creada por Moscú.

Algunas voces en Armenia, incluso entre las autoridades, denuncian la ineficacia de esta herramienta, a la que pertenecen Tayikistán, Kirguistán y otros países de Asia Central, pero no Azerbaiyán.

Al igual que el tratado de la OTAN, un artículo de la OTSC establece que un Estado atacado puede beneficiarse del apoyo de otros miembros, pero, pese a sus solicitudes, Armenia no la ha recibido.

«La débil respuesta de la OTSC a los ataques de Azerbaiyán está alimentando las protestas de los armenios que quieren abandonar la estructura», tuiteó el investigador moldavo Denis Cenusa.

Estados túrquicos
La relativa inacción de Rusia y de la OTSC también puede dejar más espacio para la influencia de Turquía, apoyo de Azerbaiyán.

Al igual que China, que impulsa en la región la OCS y sus «nuevas rutas de la seda», Ankara, rival histórico de Moscú en estas regiones, avanza sus peones.

Ankara «creó un Consejo Túrquico, rebautizado recientemente como Organización de Estados Turcos (OET), que se ha ido ampliando hasta incluir a todos los países turcohablantes de Asia Central, además de Azerbaiyán», apunta Levystone.

«Desde el inicio de la guerra en Ucrania, Turquía ha establecido asociaciones militares con todos los países de Asia Central, incluido Tayikistán, no turcohablante, por lo que cabe preguntarse si la OET se convertirá en una alianza político-militar en torno a Ankara», afirma.

Para Murat Aslan, «si Rusia fracasa en Ucrania, esta organización será mucho más activa».

La entrada Cómo las tensiones en el Cáucaso y Asia Central han evidenciado una baja de la influencia de Rusia se publicó primero en Red De Noticias .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.