Cuáles son las monarquías más poderosas y ricas del planeta: Varias están en Asia

Está claro que el fallecimiento de la reina Isabel II no ha dejado a nadie indiferente, no solo en Reino Unido, sino en el mundo entero. La devoción de miles de británicos y ciudadanos de otras nacionalidades por la soberana puede llamar la atención en esta parte del planeta, donde las monarquías son lejanas y no despiertan un mayor apego, pero hay que recordar que son varios los lugares donde este sistema perdura.

Probablemente si se nos pregunta por monarquías, se nos vienen a la cabeza principalmente las europeas, con Reino Unido y España como los ejemplos clásicos, pasando por otros países como Suecia, Noruega, Dinamarca o Países Bajos. Ya fuera del viejo continente, otra que llama la atención es la monarquía japonesa.

En todos estos casos, los reyes o emperadores representan la cara visible como jefes de Estado, pero son figuras más bien protocolares y simbólicas, ya que los designios del país son tomados por representantes políticos elegidos de forma democrática, quienes ocupan la jefatura de Gobierno.

Sin embargo, existen algunos lugares del planeta donde los soberanos poseen un poder total. Se trata de líderes que no son elegidos democráticamente, pero que tienen el control de sus países y toman las decisiones más importantes. Varios de ellos han sido cuestionados por sus medidas e incluso por sus excentricidades, pero se mantienen firmes en el poder.

Monarquías absolutas: La concentración de poderes

Una monarquía absoluta es aquella en que todos los poderes del Estado son liderados por un rey o monarca. Este control tradicionalmente es hereditario, aunque también hay excepciones. Actualmente se habla de seis Estados en los que impera este sistema político.

Uno de ellos es el Vaticano. El Estado más pequeño del mundo es dirigido por el Papa, un sacerdote que es elegido en un consejo de cardenales y cuyo cargo es vitalicio. El Papa tiene plenos poderes, los que son ejercidos por el colegio de cardenales durante el periodo de vacancia.

Este puesto ahora es ocupado por el Papa Francisco, luego de la abdicación de Benedicto XVI, por lo que en estos momentos hay dos pontífices vivos, algo bastante inusual en la historia de la Iglesia Católica.

Esta no es la única monarquía absoluta imperante. Uno de los casos más icónicos es el de Arabia Saudita, país de 32 millones de habitantes que se ha consolidado como una potencia económica y política en Medio Oriente, con una tremenda influencia. Aquí el control del poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial recae en la figura del rey. El sistema judicial está conformado por dos entes: el Consejo de la Shura, formado por 150 personas seleccionadas por el monarca, y el Gabinete de Ministros.

El actual rey es Salmán bin Abdulaziz, sin embargo, en los últimos años ha crecido la figura del príncipe heredero Mohamed bin Salmán, quien ha tomado el control y ha sido la cara visible de hechos bastante polémicos como el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, crítico de la monarquía saudí.

Muy cerca está Qatar. Tras su independencia de Reino Unido en 1971, el poder recae en la familia Al Thani, donde los golpes de Estado de los hijos a sus padres marcaron la historia. El país es dirigido por el emir Tamim bin Hamad Al Thani, en el poder desde junio de 2013.

Siguiendo en Medio Oriente está el Sultanato de Omán, una monarquía absoluta donde los poderes del Estado recaen en el sultán, un cargo hereditario que tiene entre otras facultades la elección del Legislativo y de los gobernadores locales, que son de carácter meramente consultivo. Tras la muerte de Qabus ibn Said, el sultanato recayó en su primo y ex cuñado, Haitham bin Tariq Al Said.

Yendo ahora hacia el Sudeste Asiático nos encontramos con Brunei, un pequeño país donde el sultán ha pertenecido a la misma dinastía desde el siglo XIV. El jefe de Estado es Hassanal Bolkiah, quien asumió el poder en 1967 y que tras la muerte de Isabel II se convirtió en el monarca vivo con más años de reinado.

La última monarquía absoluta se encuentra en África, específicamente en Esuatini (ex Suazilandia), pequeño país de 1,5 millones de habitantes donde el poder total recae en el rey, cargo que es elegido por la Familia Real y no es por herencia directa. El actual monarca es Mswati III, quien lleva 36 años en el poder y es conocido por sus excentricidades y lujos, además por tener 15 esposas y más de 25 hijos.

Poder económico

Si hablamos de monarquías poderosas, también hay que considerar el poder económico. De acuerdo con los rankings, el listado es liderado por el rey Maha Vajiralongkorn de Indonesia, país que cuenta con una monarquía constitucional con una fortuna de 43.000 millones de dólares. Su lujoso estilo de vida ha sido cuestionado en los últimos años y de hecho desencadenó masivas protestas en el país asiático, en las que pedían un cambio en el sistema político actual.

En este ranking también aparecen monarcas ya mencionados en la primera parte, como el sultán Hassanal Bolkiah de Brunei, con una fortuna de 28.000 millones de dólares; el rey saudí Salmán bin Abdulaziz, con 18.000 millones de dólares; y el emir Tamim bin Hamad Al Thani de Qatar, con 2.100 millones de dólares.

En Marruecos, en tanto, el rey Mohammed VI posee una fortuna de 2.100 millones de dólares.

En el listado también aparecen monarcas europeos. Es el caso del gran duque Enrique de Luxemburgo, con un patrimonio avaluado en 4.000 millones de dólares. Le sigue el príncipe Hans-Adam II de Liechtenstein, con 3.500 millones de dólares.

Otro que aparece es el príncipe Alberto de Mónaco, con una fortuna de 1.000 millones de dólares. Su caso es particular: él es el jefe de Estado, mientras que la jefatura de Gobierno recae en un ciudadano francés designado por el propio príncipe, que hace su elección en base a una lista de candidatos propuestos por el Gobierno de Francia, que se responsabiliza de los temas de defensa y seguridad del principado.

De acuerdo con los últimos reportes, la fortuna de la recientemente fallecida Isabel II de Inglaterra habría sido de entre 500 y 600 millones de dólares.

Mucho más atrás se encuentran otras monarquías del viejo continente. Los reyes de Países Bajos ostentan una fortuna de US$200 millones, mientras que la del rey Carlos XVI Gustavo de Suecia sería de unos 70 millones de la misma divisa. Le siguen las familias reales de Dinamarca (US$40 millones), Noruega (30 millones) y Bélgica (14 millones).

¿Qué pasa con España? En abril de este año el rey Felipe VI hizo público su patrimonio: 2,57 millones de euros netos.

La entrada Cuáles son las monarquías más poderosas y ricas del planeta: Varias están en Asia se publicó primero en Red De Noticias .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.