Visitas :
8.764

Existen algunas guías a seguir para llevar una dieta baja en grasas de forma saludable. Mira cuáles son y cómo debes aplicarlas a tu vida.

Dieta baja en grasas: ventajas, contras y recomendaciones

Las grasas, al igual que los carbohidratos y las proteínas, son nutrientes esenciales para el cuerpo. Sin embargo, un gramo de grasas aporta más del doble de energía que el resto. Una dieta baja en grasas debería ser capaz de favorecer la pérdida de peso.

Desde hace algunas décadas esta pauta fue considerada la mejor opción para reducir la grasa corporal e incluso para evitar el riesgo de enfermedades del corazón. Sin embargo, en la actualidad se sabe que algunos tipos de grasas son necesarias para la absorción de vitaminas liposolubles, para mantener la piel, el cabello y el equilibrio hormonal.

¿Es la dieta baja en grasas saludable o su fin es solo el adelgazamiento? Veremos sus pros y sus contras.

¿En qué consiste la dieta baja en grasas?

Tal como lo describen Bhandari y Sapra, en la dieta baja en grasas el 30 % o menos de las calorías provienen de las grasas. Los que practican esta pauta buscan perder peso, mantenerlo o mejorar la salud del corazón.

Estos expertos también comentan que el concepto de una dieta baja en grasas es muy controversial. En especial porque se limita la cantidad de grasa dietética sin importar el tipo. En este sentido, la revista Circulation informa que las dietas bajas en grasas poliinsaturadas pueden tener un efecto negativo en las enfermedades cardiovasculares y aumentar el LDL o colesterol malo.

¿Qué alimentos se deben seleccionar para una dieta baja en grasas? Una regla general es que, si un alimento aporta 100 calorías y tiene 3 gramos o menos de grasa, se considera bajo en grasa. Dentro de este grupo se encuentran los siguientes:

  • Verduras.
  • Frutas.
  • Cereales integrales.
  • Clara de huevo.
  • Pechuga de pollo y pavo sin piel.
  • Legumbres.
  • Mariscos.
  • Lácteos bajos en grasa.

¿Es saludable una dieta baja en grasas?

De primera, la respuesta parece afirmativa, sobre todo porque las guías dietarias de los Estados Unidos identificaron a la grasa como la principal culpable de las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, no se distinguió entre grasas buenas y malas.

Una dieta baja en grasas debe considerar los carbohidratos, las proteínas y el tipo de lípidos saludables, sin dejar atrás las vitaminas y los minerales. Las pautas recientes se enfocan en encontrar un equilibrio entre las grasas buenas y otros nutrientes importantes. Echemos un vistazo.

Bajar de peso con dieta baja en grasas.
Quizás solo tenga utilidad para bajar de peso esta pauta, pero no están claros sus beneficios más allá del adelgazamiento.

Las proteínas

Las proteínas, además de tener mucho poder de saciedad, cumplen funciones importantes en la sintésis de moléculas y en el recambio celular de la piel, las uñas y el cabello. Así que en una dieta baja en grasas se deben elegir aquellas proteínas como las del pescado, las aves sin piel, las legumbres y los cortes magros de res.

Los carbohidratos

Los carbohidratos dotan de energía a nuestro cuerpo. Se encuentran en frutas, verduras, legumbres y cereales integrales.

Si el objetivo de una dieta baja en grasas es la de perder peso, entonces hay que tener cuidado con los alimentos conocidos como bajos en grasa o ligeros. En muchos de ellos la grasa es sustituida por harinas refinadas. Esto aumenta el riesgo de trastornos metabólicos.

Las grasas saludables

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.